martes, 9 de noviembre de 2010

la sonrisa del divino marques

El sol arde
las veredas arden
los hornos arden
las conchas arden
las vergas arden
el sexo de la ciudad
es una enorme ola
de lava hirviente.
la masturbación colectiva
simula al infierno.
la carne arde y gime
provocando la sonrisa
del divino marques.

2 comentarios:

ana dijo...

Uff, que palabras
arden ...

ateo dijo...

gracias ana