miércoles, 10 de junio de 2009

Ay maldito amor


Me pediste el corazón y
Te lo entregue
Junto con la piel,
La saliva,
El sexo,
Los huesos,
Los labios y
El ultimo aliento
Del que fuera capaz.

Puse un cuchillo
en la yugular de la luna
para que sangrara y
no opacara tu belleza.
Me consumí las estrellas más brillantes
entre ácidos lisérgicos y
pases de cocaína
que oscurecieron el cielo azul nocturno.

Me pediste que me fuera y
Marche en la noche que
Yo mismo había apagado para vos
Hasta vaciar botellas y
Entregar el resto
Del corazón
La piel
La saliva y
los huesos
con los labios secos y
el aliento prestado
ante amores de un día y
cuerpos fríos como la nieve.

Me pediste la razón y
te la entregue.
Ay maldito amor.
Ahora camino perdido sin ella.

2 comentarios:

Eris dijo...

y sí ya es oficial, sigo conectada a tus formas poéticas, me sumo!
y respecto a "Ay maldito amor" un grito que comparto...
Todo mi cariño Facundo y mi respeto.

tecla dijo...

Y yo te lo recojo y te lo guardo aquí, junto con tu piel, tu saliva, tu sexo, tus huesos, tus labios, tu aliento, y la primera sombra del dia, la última copa y el tercer aullido de los perros que gritan en esta madrugada.

Me quedo con tus manos, tus pies y tu paso indeciso o firme al caminar.