jueves, 28 de mayo de 2009

¿Arar en el mar?


Un Simon Bolívar amargo escribió:
“hacer revoluciones es como arar en mar”
Es cierto, en parte.
Las revoluciones han costado sangre generosa y
consumido grandes pasiones.
Y muchas veces han erigido grandes tiranías.
Para muchos tantos sacrificios y derrotas
ha enseñado que es mejor no volver a intentarlo.

Para otros no han sido vano tantos esfuerzos y tanta lucha.
Son lecciones aprendidas y banderas a recoger.
Porque las revoluciones se nutren de las necesidades humanas
Y del deseo infinito de libertad.
Esta en nosotros aprender y sobreponernos a la derrota.
No estamos fatalmente destinados al fracaso,
Lo que decide es el combate.

2 comentarios:

concepto-aparte dijo...

La revolución no promete la victoria pero al menos da el gusto de la guerra.
Salud y anarquía y un beso por el poema en el que preguntabas de la lujuria.

ateo dijo...

gracias amigo. la revolucion no promete victorias, pero tampoco derrotas. decide el combate.