viernes, 31 de diciembre de 2010

hijas e hijos del caos

Los ecos sobrevuelan la avenida
muñecos de papel esperan
consumirse en la pira
entre petardos ruidosos
vidas rotas que jadean
por amor
por odio
por otra oportunidad
un soplido de viento
entra por la ventana
los papeles vuelan hacia la nada
los trapecistas se arrojan al vacío
las arañas devoran moscas de año nuevo
las mujeres manosean sus pezones
por deseos
por ausencias
por recuerdos
por pajeras
la ultima curda promete sangre
una cuchillada sobre el vientre del presente
hace lugar al cadáver del pasado;
los muñecos van a arder
entre luces rojas y amarillas
y las botellas de vino
estrellarse contra el asfalto caliente
los labios buscaran labios
y la razón va a seguir pariendo pesadillas.
hijas e hijos del caos
soñaran con incendios
entre fuegos de artificio.

1 comentario:

Roberto Langella dijo...

Gran poema para leer mientras cambia el año.
Que tengas un muy buen 2011, amigo.