miércoles, 8 de septiembre de 2010

La adrenalina

Roberto sintió que la adrenalina le estaba subiendo rápidamente. Traspiraba a mares. Su camisa estaba completamente mojada. Roberto se freno, estiro el brazo derecho hacia delante y firmemente disparo su 38. Un fogonazo rojo y el ruido ensordecedor del disparo fueron el único universo que Roberto percibía.
del caos
nace la estrella
y el ser
arrojado
al caos
estalla
en bolas de fuego.
fuimos
sol.
La bala pego en el pecho del hombre corpulento que lo perseguía. Cayó violentamente al suelo. La sangre manaba profusamente. Roberto no llego a dar el segundo disparo. Pero vio como una bala iba directo a su cabeza. Los sesos se desparramaron por el asfalto.
(la poesía
en un país
anarquista
enamorado
de la sangre
solo la puede escribir
Durruti)

4 comentarios:

Roberto Langella dijo...

Simpático este tocayo;
che, y lo de "astrólogo de arlt", ¿es por la falta de huevos?, jajaja... Puto!!!

ateo dijo...

jajajajaja como esta languella no se enoje haga un grupo de conspiradores apalabre a rex para que haga de rufian melancolico y salimos de partuza pone bombas. jajajajaja

Roberto Langella dijo...

El rex es el rufián melancólico por excelencia, decí si no. hay que preguntarle si en el verano viene para Bs As, a ver si organziamos algo.

ateo dijo...

buena idea