domingo, 29 de noviembre de 2009

El picor del chile


Tres años sin hablarnos.
Y solo me dijiste
-Hola ¿como estas?
Y el fanstasma
de los sueños y las pesadillas
hizo
plop
y se fue para siempre.
Ya no sos
el picor del chile.
Te vi fea
y con el culo caido.
No dije nada.
Solo un
-Bien, bien
y te di la espalda.
Y me aleje
de nuevo hacia el silencio.

2 comentarios:

tecla dijo...

Estoy aquí contigo Ateo.
Pero si me pongo fea y con el culo caído, no quiero que me des la espalda.
Me dolería mucho.
Un beso.

Sören Redux dijo...

Genial hermano, tienes esa facilidad natural para decir las cosas como las sentimos de una manera extraordinaria.