martes, 19 de octubre de 2010

doscientas horas

Doscientas horas
más tarde
recordé
que
te amaba.
demasiado
lejos;
demasiado
tiempo;
demasiado
vino,
demasiadas
lagrimas
en el ojo
de una aguja;
demasiada cocaína
por la nariz;
demasiada entrega.
Doscientas horas
más tarde
ya no me pregunte
donde estabas;
seguramente lejos
en otros brazos;
en otras noches;
en el reposo
de otros cuerpos.
demasiadas
lagrimas
en el ojo
de una aguja

1 comentario:

ana dijo...

Guau, nene, muy bueno ...
me pego mal