miércoles, 4 de marzo de 2009

Poema nocturno


Yo supe tener la luna llena en mi mesa.
Enorme, brillante,
con hermosos crateres misteriosos
y un lado oscuro que me era fascinante.

Jugaba con ella,
le hacia el amor,
me perdia en el halo de estrellas y
los cometas que la surcaban
en borracheras interminables
por calles inundadas de gente estallando
que vivia extasiada un banquete interminable.

Aunque fuera de día y
el sol fuera fuego ardiendo en la ciudad
yo llevaba mi luna llena en el bolsillo.
Pero como todo, llego a su fin.

Y la noche se hizo negra y
la mesa se vacio y en la cama
solo quedaron despojos de amor y
en las calles sonambulos y suicidas
y putas viejas pasando frio.

De aquella enorme luna llena
solo quedaban migas y de las estrellas
la estela del recuerdo.

La noche fue insomnio
y el rudio interminable de los autos,
los ladridos del perro a la oscuridad,
mientras los cartoneros revolvian la basura.

2 comentarios:

abelinacio dijo...

lástima, y sin vino

Facundo G. Aguirre dijo...

Sos yo?????