sábado, 21 de marzo de 2009

Un adiós furtivo


Hay besos que saben a sangre.
Son como un adiós furtivo.
Una hoja de afeitar sobre las venas del amor,
en manos de un tonto.
Algo mucho peor que un asesino.

1 comentario:

tecla dijo...

Ya estoy aquí amigo, contigo.
Sabes cuanto me gusta este poema.
Chiquito pero matón.
Un abrazo de mejorana y rocío.