lunes, 2 de marzo de 2009

El tango del olvido


El bandoneón dispara sus notas

Como cuchillas filosas en la carne sedienta de dolor.

En la milonga piden pista las largas piernas de mujer desnudas

Que atrae las miradas de un guapo de tajo en cara

Y faca en la cintura que con un dejo de amargura

Bebe caña sin parar.



Los muchachos intoxicados del clorhidrato

Seducen a “Mimí con su champagne”.

Bajo las tenues luces de un antro

Donde damas encendidas esnifan

Y ofrecen el fuego bajo sus bombachas



Todo para borrar el recuerdo de un amor perdido

Buscando en los tragos y el exceso

Apagar aquellos besos

Que el corazón se resiste a olvidar.

1 comentario:

Alejandra del Valle dijo...

Holaaaaaaaaa, me gustó mucho tu blog. Este poema, precioso. Cariños (ale)