viernes, 2 de abril de 2010

Bola de fuego

Hoy le temo a la muerte

-maldita lucidez de la cocaína-

a pesar del abrigo del hogar

y las medialunas.

a pesar de las palabras

y los actos.

a pesar del amor

y la lujuria.

frío

final

para una bola de fuego,

soy frágil.

2 comentarios:

Nora Elena dijo...

Es un muy bello poema intimista.

Yo estoy idem tambien.

Ante la adversidad. Hagamos lo que sabemos hacer.

LUCHAR COMO TIBURONES HAMBRIENTOS.

Por si acaso amigo le envio un abrazo que vaya desde el sur hacia el norte.

tecla dijo...

Estás ausente, ojalá que todo cuanto escribes sea pura ciencia ficción. Ojalá.