viernes, 23 de abril de 2010

Haikus tres

La mariposa roja
en la pelvis morena
la lengua goza.

Sin preservativo,
así solo en el culito
dame veneno.

Soy un labio
devorando tu pija
soy solo carne.

5 comentarios:

tecla dijo...

5-7-5
5-7-5
etc

Por manía siempre los cuento Ateo, y si no son así, no son haikus. Serán otra cosa.
Pero te quiero igual aunque cada vez te perciba más lejos.

Guillermo Torgeir Friis Montoya: dijo...

Hoy día hasta los japoneses se saltan lo de 5-7-5

tecla dijo...

No es que quiera ser rígida Guillermo. Lo que ocurre es que si una silla es una silla porque tiene cuatro patas, un asiento y un respaldo y no los tiene ya no es silla. Se siente en ella quien se siente. Si es que se sienta.Puede ser una cama un armario o un tren de mercancías o el pico de aneto, pero una silla no.
Lo cual no le quita altura poética a los poemas de nuestro querido Ateo.

Guillermo Torgeir Friis Montoya: dijo...

Mi parquedad quizá haya sido tomada por recriminación. Solo era una apreciación. Gracias por pasare por mi blog Tecla, cuando tenga tiempo te respondo por allí como dios manda.

Lo de dios es un decir, ateo ¿has pensado alguna vez que en un lenguaje menos conservador tu nick sería como despedirse?

Nora Elena dijo...

Me gusta. Contiene todos los sentidos.
El cuerpo es un continente al cual es hermoso explorar y si alrededor revolotean mariposas rojas.El goce sera casi perfecto.

Hay que terminar con las estructuras.
tambien con la de los haikus. De no ser asi Saer no seria el escritor que es. Es hora de sacar el polvo ¿? Lo dije desde la escritura.